Image
16 de marzo de 2021 Nº 0008

Por el equipo de analistas de

Image

El impacto de la pandemia en números

Ha sido un año agotador para todos nosotros y agónico para nuestros negocios. En 2020 se estimó una contracción económica global del 4,5%, espoleada por unas restricciones a la movilidad que causaron un desplome del consumo de petróleo, despidos temporales en masa en empresas de servicios y una reducción drástica del tráfico aéreo, lo que afectó especialmente al turismo.

Aunque en 2021 se está experimentando una tímida recuperación, la pandemia provocada por el SARS-CoV2 está lejos de finalizar. La llamada 'nueva normalidad' amaga con dejar una huella duradera. En este contexto, llega la hora de restablecer el pulso comercial, en especial en una zona amplia y vibrante como es el Mediterráneo Oriental.

El equipo de NÂR Research & Consulting ha elaborado este boletín especial para que conozca cuál es la situación de la pandemia en los países donde tiene puesta la lupa. Con modelos propios, analizando gran cantidad de datos existentes, con los pies sobre el terreno y siguiendo a diario la actualidad, podemos facilitarle una fotografía fiel de la realidad sobre los lugares donde están sus intereses.

Nace Consultoría Coronavirus

NÂR Research & Consulting nació para ayudarle a asegurar que sus negocios y proyectos tengan garantías de estabilidad. Para lograrlo es crucial disponer de información política fiable, que ponga en perspectiva y añada matices imprescindibles a sus informes. Nuestro objetivo, ahora, es además que su regreso a la región, bien sea para retomar sus contactos diplomáticos, ampliar sus horizontes de negocio o simplemente por el mero gusto de volver a viajar, tenga todas las garantías de seguridad y salud posibles.

Con este objetivo nace Consultoría Coronavirus. Es un servicio de consultas por videoconferencia sobre todos los aspectos relativos a sus planes de viaje en tiempos de pandemia. ¿Necesita saber qué condiciones de entrada o qué restricciones se aplican en el país al que debe viajar? ¿Le piden un test PCR para regresar a casa, pero no sabe dónde realizarlo? ¿Experimenta síntomas compatibles con la COVID-19 y no sabe adónde acudir para que le traten?

Queremos ser su respuesta. Y para tal fin nos hemos asociado con Coverontrip, la aseguradora española pionera en la cobertura de viajes en tiempos de pandemia. Los suscriptores de NÂR Research que soliciten nuestro servicio de consultoría tendrán un 10% de descuento si contratan su seguro Anti-Covid.

¿Qué países cubre?

  • Turquía, Grecia, Chipre, Emiratos Árabes Unidos, Israel, Jordania, Egipto, Qatar, Arabia Saudí, Irak, Líbano e Irán.

Me interesa. ¿Cómo debo contratarla?

  • Escriba a [email protected] Explique brevemente sus planes de viaje: destino, fechas y dudas pertinentes. También indíquenos su disponibilidad horaria para una videoconferencia o, si lo prefiere, una llamada telefónica.
  • Un experto de NÂR asignado se pondrá en contacto con usted, con la mayor brevedad posible, para concretar una cita de consultoría. Podemos realizarla mediante Zoom, Skype, Google Meet o similares.

¿Cuál es la tarifa del servicio?

  • Una conferencia de hasta 20 minutos tendrá un coste de 50€ + IVA. Cada bloque adicional de hasta 10 minutos en esa misma conferencia costará 30€ + IVA.
  • Al finalizar la conferencia le proporcionaremos, en PDF, la información consultada.
  • Si durante su viaje le surgiesen dudas adicionales le atendremos sin coste alguno.
Image
TURQUIA

El número de muertes casi triplica el oficial

Fuente: Municipios, E-Devlet, Güçlü Yaman. Gráfico: NÂR Research

Turquía es el noveno país del mundo que más contagios por Covid-19 ha notificado (casi 2,9 millones), sin embargo, en número de muertes (29.489) se sitúa en el puesto 18º. Aunque el país no sufrió un colapso del sistema sanitario como sí ocurrió en otros estados europeos, y la población turca es más joven -dos causas que explicarían una mortalidad más baja-, hay serias dudas sobre la veracidad de parte de los datos que ofrece el Gobierno turco, especialmente desde que el Ministerio de Sanidad reconociese que, durante el verano y el otoño, se ocultó el número real de contagios.

Por ello, en NÂR Research hemos desarrollado un modelo de seguimiento del exceso de mortalidad que compara los datos de fallecimientos con los ocurridos en la época pre-pandemia (un método validado por institutos de salud y estadística de todo el mundo). Nuestro modelo incorpora los registros de defunción y enterramiento de 30 provincias y municipios que agrupan a más del 60 % de la población y más de dos tercios de los casos de Covid-19 registrados en Turquía. Desde el 10 de marzo de 2020, cuando se detectó el primer caso de contagio por el nuevo coronavirus, hemos hallado 58.373 muertes más de lo esperado, una cifra que, extrapolada al resto del país según criterios de población e incidencia de la Covid-19, ascendería a unas 81.500 muertes, es decir, casi el triple de las muertes admitidas oficialmente.

Nuestro modelo está diseñado más para advertir tendencias que ofrecer datos exactos. Y, con todo, ha demostrado una gran exactitud para revelar el número real de muertos. Por ejemplo, el 17 de diciembre, el Ayuntamiento Metropolitano de Bursa admitía que 3.514 personas habían fallecido en esa provincia por la Covid-19. Hasta esa fecha, nuestro modelo detectaba un exceso de mortalidad de 3.401. A inicios de enero, las autoridades de la provincia de Hatay informaron de que, en la provincia, habían fallecido 1.868 personas por “enfermedades infecciosas”, principalmente la Covid-19.

El modelo de NÂR Research, que incluye datos de los distritos del centro-sur de esta provincia -o el 55% de su población-, detectaba 1.152 muertes de más respecto a años anteriores. Lamentablemente la mayoría de autoridades de otras provincias no han dado las cifras de muertes por Covid-19 en sus territorios.

El exceso de mortalidad en diferentes países

Image
Fuente: Our World in Data, NÂR Research. Gráfico: NÂR Research

Los datos de mortalidad oficial están actualizados hasta el 14 de marzo. Los de exceso de mortalidad varían: Turquía (11/03), Reino Unido, Alemania, Bulgaria (16/02), España, Polonia, Israel (09/02), Serbia (31/01), Italia, Grecia, Rumanía (diciembre de 2020), Egipto (octubre de 2020).

Esta ocultación de datos no tiene sentido pues, aún teniendo en cuenta nuestros cálculos, la tasa de mortalidad en Turquía durante este año de pandemia seguiría siendo mejor que la de muchos países europeos de su tamaño (similar a la de Alemania). No sólo eso, sino que la falta de transparencia a la hora de comunicar el alcance de la pandemia suele redundar en un menor seguimiento de las medidas anti-Covid.

Hay otro problema añadido, y es que como han advertido otros expertos en modelos estadísticos, como el desarrollador informático Güçlü Yaman, hay una creciente sospecha sobre que las cifras de mortalidad se comunican con un evidente desfase temporal.

Tal y como pronosticábamos en nuestro boletín hace un mes, Turquía se halla en una tercera ola de contagios. De hecho, modelos matemáticos como el del doctor Zeki Berk, indican que Turquía podría alcanzar el pico de la anterior ola en unas tres o cuatro semanas. El propio ministro de Sanidad, Fahrettin Koca, ha llamado la atención sobre la rápida propagación de nuevas cepas de coronavirus, especialmente la británica (B.1.1.7), hallada en más de 41.000 pacientes de 76 provincias turcas, y en menor medida la sudafricana, estadounidense y brasileña.

Exceso de mortalidad por provincia (2020-2021)

Image
Fuente: Municipios, E-Devlet, Güçlü Yaman. Gráfico: NÂR Research

Los datos oficiales de muertes por Covid-19 aún siguen mostrando una tendencia estable, cuando nuestro modelo ya indica un importante repunte y un número de muertes superior a las oficiales. Varias provincias como Trabzon, Osmaniye y Kayseri, que los mapas de incidencia acumulada sitúan en zona de “muy alto riesgo” (más de 100 casos por cada 100.000 habitantes durante los últimos 7 días), llevan dos semanas registrando cifras de muertes por encima de los niveles esperados. Otras, como Estambul, Bursa, Kocaeli, Sakarya, Edirne y Elazig han entrado en zona de riesgo.

Aún podría ser temprano para que se note el efecto de la vacunación (un 3,7% de la población turca ha recibido la pauta completa y otro 5,7% una sola dosis), pero a medio plazo la mortalidad debería reducirse. Desde luego, el estudio sobre los primeros 1,3 millones de personas en recibir las dos dosis (fundamentalmente sanitarios y personas de edad muy avanzada) es esperanzador: los contagios descienden considerablemente y las muertes se reducen a cero.

Image
Fuente: Toplum Bilimleri Kurumu
Image
ISRAEL

Pionera mundial en vacunación para ganar las elecciones

Israel da por concluida la tercera desescalada con la apertura total de su economía. Aunque todavía se mantienen restricciones en los vuelos de entrada y salida del país, la tercera "vuelta a la normalidad" se ha producido de manera lenta pero progresiva, durante alrededor de un mes, y con la pertinente cautela debido al desastre que supuso la desescalada del segundo confinamiento total. En contraste, mientras que en Jerusalén se reabrían cafés y restaurantes tras seis meses de clausura, en los territorios bajo la Autoridad Palestina permanecían cerrados todos los locales menos los esenciales, como farmacias y panaderías.

El factor que ha permitido pasar de más de 9.000 casos diarios a mediados de enero a bajar de los 2.000 en los últimos días ha sido su estrategia de vacunación masiva. Más de cinco millones, el 55,5% de la población, ha recibido al menos una dosis, y, de ellos, más de cuatro (45.26%) la segunda. No obstante, los 5,2 millones de palestinos de Cisjordania y la franja de Gaza sólo han recibido hasta ahora 22.000 dosis.

Dos meses después del comienzo de la campaña de vacunación, Israel ha visto una considerable disminución (68%) en el número de casos activos (actualmente unos 27.500). De estos, 627 se encuentran en UCI, de los cuales 263 están críticos y 212 necesitan respirador. La tasa de positividad se ha reducido y actualmente se halla en 2.4 casos positivos por cada 100 test, la mayor parte de ellos jóvenes que suelen afrontar la enfermedad con un pronóstico leve.

A una semana de las elecciones, el argumento del candidato a la reelección Benjamin Netanyahu es que ha inmunizado a buena parte de la población, dato que se difumina si tenemos en cuenta la exclusión de los árabes (20% del censo), los judíos ultraortodoxos que se autoexcluyen (12%), residentes en el exterior (10%) y, sobre todo, los menores de 16 años (30%), para quienes todavía no hay vacuna disponible.

Image
GRECIA Y CHIPRE

Pugna por el turismo en pleno repunte de casos

Estar cabalgando una tercera ola no ha disuadido a Atenas de anunciar sus planes de desescalada, que culminará el 14 de mayo con una apertura al turismo internacional. El Ministerio de Turismo ha puesto como condiciones para los turistas el haberse vacunado antes de embarcar, haber pasado la enfermedad -tener anticuerpos- o presentar una PCR negativa. El Gobierno mantendrá un plan de tests aleatorios de antígenos e impondrá a los visitantes extranjeros las mismas medidas restrictivas que a la población local.

La urgencia económica apremia para un país cuyo ratio de deuda en base al PIB ha pasado del 181% en 2019 a un estimado 205% en 2020, debido a la pandemia, y donde la industria turística ocupa a uno de cada cinco griegos. El sector de la restauración es una de las prioridades de vacunación para el Gobierno, que prevé abordar en abril con la llegada de nuevas dosis.

Ante la aparente imposibilidad de consolidar un pasaporte de vacunación europeo para entonces, Grecia, tras haber hecho lo propio con Israel, trata de blindar un corredor turístico con el Reino Unido, su segundo cliente tras Alemania y donde la tasa de vacunación es una de las más altas del mundo. Es el reflejo griego de la estrategia de Chipre, que ha coordinado corredores similares con el Reino Unido e Israel.

A partir del uno de mayo, Chipre -donde el turismo da empleo al 13% de sus trabajadores- permitirá la llegada de británicos e israelíes siempre y cuando se hayan administrado la segunda dosis al menos siete días antes de la visita. Por su parte, Grecia espera recuperar al menos la mitad de los más de 31 millones de turistas anuales que recibía antes de la pandemia, y acercarse a otros destinos mediterráneos como España.

El mayor obstáculo de estos planes es una tercera ola que ya satura las UCIs públicas y está obligando al Gobierno griego a pedir la cooperación del sector sanitario privado.

Image
EGIPTO

Una falsa sensación de seguridad

El coronavirus entró en Egipto por el Nilo a bordo de un crucero y desde entonces se ha extendido entre la población de forma silenciosa o, más bien, silenciada. Desde el primer momento, el régimen de al-Sisi estableció un bloqueo sobre la cifra real de casos de coronavirus que se registraban en el país, llegando a expulsar a periodistas extranjeros que informaban sobre ello.

Las sospechas de que las cifras ofrecidas por Egipto (190.000 casos y algo más de 11.000 muertes) no son ciertas son incluso aireadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en enero pidió a las autoridades que las revisasen. Puesto que los datos de contagios dependen del número de exámenes realizados, el cual es muy limitado, piden prestar atención a otros datos como el exceso de mortalidad, el cual arroja una sustancial diferencia entre las muertes registradas por COVID-19, la mortalidad observada y la esperada.

Evolución del turismo y del número de infectados en Egipto

Image
Fuente: UNWTO, Reuters. Gráfico: NÂR Research

La ministra de Sanidad, Hala Zayed, rechaza que Egipto tenga una de las tasas más altas de muertes por coronavirus en el mundo, pero si se comparan el número de casos registrados con el número de muertes oficiales por coronavirus, la tasa de mortalidad egipcia es del 5,85%, mientras que la media mundial se sitúa en el 2,19%. Si comparamos con un país vecino como Jordania, que con 10 veces menos población que Egipto ha registrado 435.000 casos y 5.300 fallecidos, las cifras son bastante sospechosas, tanto las que se publican como las que se esconden.

En líneas generales la ocultación de información por parte de las autoridades egipcias se ha incrementado desde el verano, incluyendo la mortalidad total pero también el número de turistas recibidos. De hecho, la apertura de los establecimientos turísticos y el restablecimiento de vuelos a las zonas turísticas del país coincidió con una brusca caída del número de casos que se mantuvo hasta octubre, en un intento del país de salvar la temporada estival y de dar al mundo una imagen de falsa seguridad que le permita mejorar su posición entre los principales destinos turísticos en 2021.

Image
EMIRATOS ÁRABES UNIDOS

Un éxito que refuerza el papel de China

Emiratos Árabes Unidos fue el primer país del mundo en autorizar de emergencia el uso de una vacuna china. Con el 44,56% de la población emiratí vacunada con al menos una dosis, se ha colocado entre los primeros países en la pugna por alcanzar la inmunidad de rebaño, aunque existen críticas sobre la preferencia que ha recibido la minoría de nacionales frente a la mayoría de residentes extranjeros.

Este éxito supone una victoria de la 'diplomacia de las vacunas' china. Creemos que, mediante sus ventas y donaciones a países donde no están llegando tantas dosis producidas en Occidente -enfrascado en disputas para evitar que se exporten afuera-, Pekín está ganándose endeudamientos y tratos de favor que sirvan para reforzar su posición geopolítica en Oriente Medio. Algo que no es baladí siendo China el primer importador mundial de petróleo y, además, un país denunciado por los occidentales -y apenas por los países de mayoría musulmana- por abusos de DDHH reportados sobre la población uigur.

Image
Image

Hace un año, Irán ocupaba portadas por su lenta y opaca reacción a la pandemia, que se extendió por la región a causa de las conexiones con China de sus aerolíneas locales, pese a las noticias que llegaban de Oriente. El país se acabó convirtiendo en el mayor foco regional de la crisis. Hoy suma más de 60.000 muertos y supera los 8.000 casos diarios, en una suerte de cuarta ola menos virulenta que la anterior, pero que podría ir a más si las restricciones con motivo de Noruz (Año Nuevo) de finales de marzo fallan.

La respuesta iraní a la propagación de la COVID-19 ha estado obstaculizada por las sanciones de EEUU -secundadas por la UE, principal mercado de Irán- y la mala gestión. La presión de Washington pudo contribuir a que Irán no obtuviese un préstamo de 5.000 millones de dólares solicitado al FMI en 2020. Las autoridades han reconocido que, debido a la falta de fondos por las sanciones al comercio de petróleo, las medidas de cierre tuvieron que minimizarse para evitar hundir la economía.

En cuanto a la gestión, organismos internacionales han señalado la falta de transparencia como un problema para la contención del virus. La aplicación de las medidas de restricción de movimiento no ha sido dura y no ha evitado transmisiones dentro del país -las zonas más golpeadas han sido la capital, los destinos turísticos del norte y el suroeste-.

Por otra parte, acostumbrado a las sanciones y abanderando una doctrina parcialmente autarquista, Irán pudo adaptar rápidamente sus propios medios de producción para afrontar la crisis. En poco tiempo, produjo en masa mascarillas, geles hidroalcohólicos y hasta ventiladores, lo que les hizo depender de la ayuda internacional sólo durante la primera fase de la pandemia.

Ahora trata de hacer lo propio con la vacuna. Tras renunciar a vacunas ideadas en EEUU -alegando razones políticas y de seguridad-, Irán ha aceptado fletes de Covax -Astra Zeneca-, Rusia, China y la India. Coopera en los ensayos clínicos en fase III de Soberana 02, la vacuna cubana, y trabaja en dos vacunas propias, una de las cuales, COVIRAN Barakat, acaba de lanzar su fase II y prevé comenzar a inyectar alrededor de junio. Entretanto, apenas 1,2 millones de dosis han llegado al país, relegando la campaña de vacunación a la fase más tardía en la que parecen sumirse los países en vías de desarrollo.

Lluís Miquel Hurtado, Analista de NÂR Research